Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. 79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor. Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.

DISCLAIMER

Our systems have detected that you are using a computer with an IP address located in the USA. If you are currently not located in the USA, please click “Continue” in order to access our Website.

Local restrictions - provision of cross-border services

Swissquote Ltd is authorised and regulated in the UK by the Financial Conduct Authority (FCA). Swissquote Ltd is not authorised by any US authority (such as the CFTC or SEC) neither is it authorised to disseminate offering and solicitation materials for offshore sales of securities and investment services, to make financial promotion or conduct investment or banking activity in the USA whatsoever.

This website may however contain information about services and products that may be considered by US authorities as an invitation or inducement to engage in investment activity having an effect in the USA.

By clicking “Continue”, you confirm that you have read and understood this legal information and that you access the website on your own initiative and without any solicitation from Swissquote Ltd.

If cookies are currently disabled on your computer, you will be required to continue accepting this legal information for every new page visited on this website. In order to avoid this, please enable cookies on your computer.

Research Market strategy
by Swissquote Analysts
Daily Market Brief

Apetito de riesgo: la atención se desplaza al acuerdo de fase uno entre Estados Unidos y China

1

Apetito de riesgo: la atención se desplaza al acuerdo de fase uno entre Estados Unidos y China

By Ipek Ozkardeskaya

Las acciones comenzaron la semana con una nota mixta después de que las acciones de Wall Street cayeran desde sus máximos históricos el viernes tras un decepcionante informe de empleo en los EE. UU.

La economía de Estados Unidos añadió 145.000 nuevos puestos de trabajo en diciembre frente a los 160.000 esperados por los analistas. La cifra del mes pasado fue revisada a la baja en 10.000 hasta los 256.000. El desempleo en los EE. UU. se mantuvo en un mínimo de cincuenta años del 3,5 %, pero el crecimiento de las ganancias se desaceleró inesperadamente al 0,1 % intermensual desde el 0,3 % registrado un mes antes.

El débil informe de empleo pesó sobre el dólar y los rendimientos soberanos, pero los inversores no cambiaron su expectativa de que la Reserva Federal (Fed) no tomaría medidas en la reunión de política monetaria de enero. No sólo no se espera que la Fed recorte las tasas en los próximos meses, sino que, además, de acuerdo a la herramienta Fedwatch del CME, el mercado descuenta casi un 10 % de posibilidades de un alza de 25 puntos básicos para el 29 de enero.

Las acciones de Seúl (+1,04 %) y Hong Kong (+1,00 %) subieron gracias el mayor optimismo de que los EE. UU. y China finalmente sellarían el acuerdo de fase uno el miércoles. El ASX 200 de Australia (-0,37 %) cayó dado que las acciones de energía (-1,24 %) lideraron las pérdidas como consecuencia de un petróleo más barato. Japón estaba cerrado debido a un feriado bancario.

El crudo WTI abrió a $ 59 por barril, debido a que un vuelo comercial fue derribado accidentalmente por un misil iraní, lo que aumentó la ansiedad en las calles a pesar de que las tensiones entre los EE. UU. e Irán disminuyeron la semana pasada. Parece que lo peor ha quedado atrás. Por lo tanto, una corrección a la baja más profunda en el petróleo debería empujar el precio del barril hacia los $ 57,85, el promedio móvil de 200 días.

El oro retrocedió a $ 1553 la onza porque las operaciones de apetito de riesgo empujaron el capital hacia activos de mayor riesgo.

En los mercados de divisas, la mejora del apetito de riesgo hizo caer las cotizaciones del franco suizo y el yen japonés frente al billete verde. Las antípodas y el euro ganaron en Asia.

La libra fue el mayor perdedor entre las monedas del G-10 frente al dólar en la sesión nocturna de operaciones. El cable operaba a 1.3020 a la espera de la publicación de los datos de producción y del PIB en el Reino Unido. Unos datos débiles podrían revivir la presión aún más pesimista en el corazón del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra (BoE), ya que algunos miembros del MPC, incluido Mark Carney, dijeron que considerarían recortes de tasas si la debilidad en los datos persistiera.

Los datos de hoy deberían confirmar que el crecimiento del PIB en el Reino Unido se ha estancado en noviembre, ya que las incertidumbres políticas y los chanchullos del Brexit han hecho mella en la inversión empresarial y el consumo durante el cuarto trimestre del año pasado. E incluso con mayor estabilidad política tras la decisiva victoria de los conservadores en diciembre, las incertidumbres con respecto a si y cómo se formaría la relación comercial entre el Reino Unido y la UE es probable que continúe frenando el apetito de los inversores en los próximos meses. Por ahora, la libra se ve estable cerca de la marca de 1.30, lo que también coincide con el mayor retroceso de Fibonacci del 38,2 % durante el repunte de octubre a enero. Si los datos blandos provocan una caída por debajo de este nivel, es probable que los compradores buscarían oportunidades de compra durante las bajas de mercado. Hacia el alza, las ofertas deberían permanecer cargadas por encima de la marca de 1.32, ya que parece que 2020 podría ser un año más frenético con la segunda parte de la saga del Brexit entrando en juego. Qué pasará después es sin duda no menos complicado que la activación del artículo 50. El año ha comenzado con los líderes europeos expresando su preocupación de que el empeño de Boris Johnson a firmar un acuerdo comercial global dentro de un año es poco realista. Más bien tomaría varios años discutir y ponerse de acuerdo sobre todos los aspectos de un acuerdo comercial global.

Lo que es más realista esta semana es ver que el acuerdo de fase uno entre los EE. UU. y China se está cementados finalmente, un evento que los inversores han estado esperando durante más de un año y medio. La terminación del acuerdo de fase uno podría dar a los inversores un cierto alivio, pero no es seguro que la firma de un acuerdo generaría un nuevo repunte de las acciones, o que más bien llevaría a los inversores a tomar sus ganancias después de alcanzar su objetivo en medio del nuevo récord histórico alcanzado por las acciones de Estados Unidos durante el período previo a este acuerdo tan esperado. De todos modos, el acuerdo de fase uno sin duda no será el final de la disputa entre los EE. UU. y China, a pesar de que, sin duda, alivia un poco la presión sobre la economía de China antes del Año Nuevo chino ya que traerá recortes arancelarios a cambio de compras masivas de China de productos agrícolas y manufacturados de EE. UU. y concesiones sobre sus prácticas más criticadas en materia de propiedad intelectual.

Un acuerdo podría también ayudar a los inversores a dar una mejor bienvenida a los datos del PIB de China el viernes, que sin duda se ha mantenido sin cambios en el mínimo de tres décadas de 6 %.

 
Live chat